4 dic. 2009

Dance with the devil

Quien diría que un enanito de jardín pudiera generar tanta polémica y reivindicación. En Francia, incluso, existe un Frente para la Liberación de los Enanos de Jardín que se encarga de secuestrarlos de los lugares en que los tienen sus dueños. Una secuencia de la película Amélie retrata esta situación.

El artista alemán Ottmar Hörl dejó plantados el pasado octubre 1.250 enanitos de jardín, con el brazo en alto, mostrando el saludo hitleriano en la plaza mayor de la ciudad bávara de Straubig. El conjunto de la instalación, llevaba por título "Dance with the devil¨.

Hörl llevó a cabo su propósito de ridiculizar, por la vía artística, la ideología nazi por encima de las controversias levantadas por su instalación y tras lograr unos meses después el visto bueno de la justicia bávara, después de que la fiscalía de Nuremberg rechazara una demanda por presunta anticonstitucionalidad y que se diera por buena su versión de que no se trata de apología del nazismo, sino de una parodia caricaturesca, la expresión de la manipulación de las masas por el dictador nazi.



Anteriormente en una de sus instalaciones, ya utilizó la figura del enanito, en esta ocasión la instalación consistía en tres enanitos en posturas diferentes, un enanito tapándose las orejas , otro tapándose la boca, y otro tapándose los ojos, combinando tres colores, el rojo, el negro y amarillo, los colores de la bandera alemana.


















Enanitos y animales, han sido utilizados de portavoces de sus intenciones por este artista de espíritu provocador.
Ahora en verdejade el enanito no oigo, el enanito no hablo y el enanito no veo nada, pero nada de nada, te miran a través de su escaparate.






1 comentario:

Lorelandia dijo...

porqué serán de jardín?porqué no són caseros?